Un tonto nunca se repone de un éxito