Puedes ser un maestro o una victima