Da igual lo que nos hagamos, como si es una simple depilación. Te sientes que estas haciendo algo para estar mas guapa, para gustar mas y entonces vas y te lo crees, te crees que estas más guapa y te sube la autoestima y como todo lo que crees lo creas pues empiezas a generar hormonas del bienestar y felicidad como la dopamina, endorfina y serotonina y empiezas a brillar y claro, la gente lo percibe y como no sabe como interpretar ese “magnetismo químico” pues te dicen que estas muy guapa y eso te hace sentirte mas guapa y con mejor autoestima y alimenta el coctel químico.

Eso es mas o menos lo que pasa cuando nos enamoramos. Sufrimos un desajuste químico que nos hace estar en las nubes llenos de felicidad.

Y claro, como lo vida sigue y siguen viniendo los problemas y la toma de decisiones y pensamientos negativos, pues se nos vuelve a bajar la autoestima y de repente nos acordamos de que un tratamiento de belleza nos va a sentar de maravilla para guapas.

Pero en realidad lo que buscamos con un tratamiento de belleza no es estar guapas. No es algo físico, es el subidón de adrenalina que nos da.

Puedes seguir gastándote dinero en tratamientos de belleza o invertir en una buena terapia psicológica donde aprendas a quererte y a gustarte indefinidamente y a sentirte bien y con la autoestima alta independientemente de lo que lleves puesto o de los tratamientos de belleza que te hayas hecho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú