Los niños comienzan por amar a sus padres. Cuando crecen, les juzgan. A veces, les perdonan.