Citas

91 549 61 26

La mayoría de las personas vivimos bajo estrés constante que poco a poco va minando nuestras fuerzas comenzando a manifestar diferentes malestares como ansiedad, angustia, miedo, preocupación y rabia que si no es abordada pasará a convertirse en enfermedades más tangibles como colesterol alto, diabetes, insomnio, taquicardias, caída de pelo, exceso de peso, psoriasis, etc.

Durante este proceso nuestras ondas cerebrales tratan de adecuarse a los diferentes cambios de ritmo pero llega un momento que colapsan y pierden la elasticidad para adaptarse.

Si estamos bien, nuestro cerebro estará funcionando en ondas ALFA que están entre 8 y 14 hercios. Cuando hacemos algún tipo de trabajo que requiera más atención y precisión, nuestras ondas se adecuan a este ritmo y sube su frecuencia a BETA cuyas ondas oscilan entre 14 y 35 Hz.

Si luego tenemos la costumbre de meditar o relajarnos antes de dormir, nuestro cerebro bajara a ondas THETA que oscilan entre 4 y 8 Hz. Y ya cuando dormimos, nuestro cerebro se mantiene en ondas DELTA, en este estado es cuando nuestro cuerpo se recupera y ocurre la sanación.

El paso de unas frecuencias vibratorias a otras por parte del cerebro es un proceso tan natural como respirar. El cerebro lo hace automáticamente. Pero cuando estamos expuestos a un gran estrés y además por tiempo prolongado, el cerebro no puede realizar el cambio entre los diferentes estados cerebrales y se colapsa de tal forma que ya no puede realizar este proceso de forma natural

Es por ello que ya no nos podemos relajar, y nuestro sueño se resiente teniendo que recurrir a pastillas que fuerzan al cerebro a bajar de ondas para poder descansar y subir de frecuencia para poder trabajar, y así, sucesivamente.

A través de las frecuencias vibratorias de los diapasones y los cuencos tibetanos podemos conseguir que el cerebro vuelva a aprender a cambiar de ritmo cerebral según la actividad que estamos ejerciendo en ese momento.

Las frecuencias puras del kit de diapasones expuestas al cerebro hacen por el fenómeno de araste o resonancia que el cerebro “copie” esas frecuencias olvidadas y empiece a vibrar en ellas.

Los sonidos armónicos de los cuencos tibetanos controlan el sistema nervioso parasimpático, ralentizando su ritmo y relajándonos.

La combinación de ambos instrumentos es la técnica más eficaz e inocua cuando no consideramos que las pastillas sean la solución.

Descripción de la sesión

El cliente se acuesta en una camilla y se comienza relajándole con los cuencos tibetanos y a continuación se van aplicando los diapasones correspondientes a las distintas ondas cerebrales, hasta conseguir que el cerebro reaprenda a pasar de una frecuencia a otra sin ninguna dificultad.

Se termina con los cuencos tibetanos para arraigar a tierra y cierre de aura con los diapasones Otto.

 

 

Precio por sesión

Cada sesión tiene una duración de 50 minutos y un precio de 40€

Política de Cancelación
  • Una notificación con 24 horas de antelación es requerida para todas las sesiones.
  • Si cancelas o modificas tu cita con menos de 24 horas desde la hora concertada, se te cobrará la sesión completa.
  • Si se te olvida tu cita o no vienes, se te cobrará la sesión igualmente.
Horario
Previa petición de hora de lunes a viernes.
Profesional
Menú