En la Atlántida se sanaba con cristales