Empieza por lo más sencillo