Divertirse es una energía espiritual