En Latinoamérica hay mucha cultura de realizar “amares” con la clara intención de conseguir dominar la voluntad de una persona con fines amorosos. Ósea, de que este contigo, aunque no quiera.

Pero como todo tiene sus repercusiones, cuando tu estas interfiriendo en el libre albedrio o voluntad de una persona, a la larga tiene efecto rebote y algo vas a atraer a tu experiencia vital para que te des cuenta de que eso no se hace…

Pero el tema de los amarres son palabras mayores, pero lo que no lo es son las energías inteligentes que nos conectan a personas.

Los pensamientos emiten energía eléctrica y el corazón energía magnética y juntos emiten energía electromagnética que es captada por otra persona resuena con esas frecuencias.

Lo malo es que esto puede ser tanto a nivel consciente como inconsciente, pues según se sabe captamos un 95% de la información de forma inconsciente frente a solo un 5% de forma consciente.

Alguien que te quiere mal puede estar pensando obsesivamente en ti y aunque tú de forma consciente no te des cuenta, tu inconsciente y tu sistema energético si lo está captando y si resuenas a nivel consciente o inconsciente con esa vibración, se va creando un hilito de energía entre tú y ella.

Y a medida que sus pensamientos negativos hacia ti persisten y se intensifican, también lo hace ese hilito energético que ira “engordando” y convirtiéndose en un cordón de diferente magnitud.

Normalmente cuando alguien te desea mal, es porque tú también se lo deseas y esto ayuda a que el cordón se vaya consolidando.

Y una vez que el cordón está consolidado y fuerte la comunicación entre los dos es estable y fluida con lo cual te empieza a influir la energía negativa que corre entre los dos y primero te sentirás bajo de energía y después tu estado emocional decaerá para acabar somatizando en algún malestar físico.

Y si este lazo energético no se corta cada vez los síntomas irán a más. También es posible que los pensamientos negativos cesen y entonces lentamente este cordón se vaya disolviendo.

Pero si eres consciente de lo que está pasando y que quieres acelerar el proceso, es posible hacerlo con una técnica adecuada.

Pero he de decirte que esta técnica no es solo para cortar lazos con personas que tienes identificadas como dañinas para tu vida, sino con personas que están muy cerca de ti…

Es muy posible que necesite cortar lazos con tu padre o tu madre, que por mucho que los quieras, te están impidiendo crecer y ser tú. También es necesario cortar lazos con los hijos pues tienen que volar por su cuenta y también con tu pareja.

Pero cortar lazos con seres queridos NO quiere decir que la relación se rompa. Al revés, precisamente se hace para que la relación mejore. Que sea una relación libre, desde el amor y respeto. Cuando se cortan los lazos con las personas queridas, las relaciones mejoran en un 100%.

Los resultados de cortar lazos y que cada uno recupere su propia energía sin ningún tipo de fugas energéticas y emocionales se pueden ver inmediatamente o que tengan que pasar más tiempo.

También es posible, aunque bastante poco frecuente, que los lazos se vuelvan a crear y esto es porque a nivel emocional no ha habido realmente un corte y por miedo, soledad, tristeza o lo que sea, los has vuelto a crear.

La terapia para cortar lazos es sencilla y dura aproximadamente una hora. ¡Te espero!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú