Auriculoterapia: una terapia digna de cualquier terapeuta que se precie – 1ª Parte