Aunque solo sea por curiosidad: vete a un taller de relajación, meditación y visualización creativa